Área Terapéutica

«Acompañar a las personas»

Socios terapéuticos

 

Terapia” nace del término griego θεραπεία (‘therapeia’) que significa “tratamiento”, entendido como el cuidado acompañado. Éste es el objetivo de este área, acompañar a las personas. Una de las primeras nociones que han de quedar claras a la hora de abordar las posibles utilidades terapéuticas del cannabis, es que no nos encontramos ante una sola sustancia, sino ante diferentes componentes. Por ello, cuando hablamos de la utilidad terapéutica del cannabis debemos pensar que el objetivo final es la utilización no de la planta como tal, sino de los diferentes componentes de la misma.

Es importante tener en cuenta que el cannabis no está exento de efectos indeseados. Los cannabinoides contenidos en la planta, y más concretamente el THC, pueden provocar una serie de efectos secundarios que convienen tener en cuenta a la hora de su consumo. En este sentido, muchos de nuestros socios terapéuticos optan por los aceites enriquecidos con el cannabinoide CBD, segundo compuesto más prominente en el cannabis. A diferencia del THC, el CBD (cannabidiol) es un cannabinoide no psicoactivo. El CDB tiene efectos antipsicóticos, lo que significa que el CDB funciona completamente en sentido contrario de THC. Numerosos estudios sugieren que el CBD también actúa para reducir los efectos intoxicantes del THC.

Una de las bases de nuestra asociación es la prevención de riesgos y por ello intentamos ofrecer información veraz. Creemos que utilizando estos dos factores correctamente es como se puede luchar contra la dependencia y los problemas derivados del consumo de cannabis.  Nos exigimos un control y reclamamos unas reglas, por eso aplicamos el Código de buenas prácticas promovido por la Federación de Asociaciones Cannabicas. Disponemos de un área terapéutica dirigida exclusivamente a personas que cuentan con un informe médico válido.

En estos momentos, la información disponible acerca de los usos terapéuticos del cannabis se podrían resumir en:


Cannabis como fármaco antiemético

Las náuseas y los vómitos están entre los efectos secundarios más frecuentes del tratamiento quimioterápico. La evidencia de los cannabinoides como antieméticos está demostrada usándolos tanto como medicación única o en combinación con otros fármacos.

 

Cannabis como fármaco antiglaucoma

El cannabis reduce la presión intraocular entre un 25-45% a los 30 minutos de ser consumido y con efecto prolongado durante 4-6 horas. En presentación tópica (colirio) los cannabinoides ofrecen interesantes resultados ya que actúan exclusivamente sobre los receptores específicos CB1 en la cámara anterior del globo ocular, evitando efectos psicoactivos indeseables.

 

Cannabis como estimulante del apetito

La capacidad del cannabis para estimular el apetito es algo ampliamente conocido desde la lejana medicina tradicional hindú. Se acepta que los pacientes con SIDA o cáncer que presentan el “Síndrome de consunción” caracterizado por adelgazamiento progresivo, llegando a estados de anorexia, se benefician de esos efectos favorecedores de la ingesta de alimentos.

 

Cannabis como antiespástisco

Los cannabinoides presentan efectos benéficos en las espasticidad asociada a la esclerosis múltiple y a algunas lesiones de la medula espinal. También puede mejorar algunos síntomas como las parestesias, los temblores y la ataxia.

 

Cannabis como analgésico

Existen numerosos estudios que prueban las propiedades analgésicas de los cannabinoides. Entre las posibles indicaciones están las lesiones en los plexos nerviosos y otros dolores neuropáticos, enfermedades reumatológicas, fibromialgia, migraña, enfermedades inflamatorias crónicas, etc… El dolor agudo no se beneficia de los cannabinoides y debe ser abordado con opiáceos o con analgésicos habituales pero las dolencias crónicas sí que pueden ser tratadas con cannabinoides ya sea de forma exclusiva o en combinación con otros medicamentos.

 

Otras utilidades

Existen indicios de su posible uso en algunas enfermedades auto inmunes (esclerodermia, colitis ulcerosa, artritis reumatoide,…) o como antihipertensivo, anticonvulsionante, antipsicótico, o en trastornos del movimiento, etc. pero todavía no existen ensayos clínicos concluyentes. La no existencia de estudios controlados y la presencia de un número importante de fármacos eficaces, poco tóxicos y baratos para esas indicaciones médicas, promocionados por la industria farmacéutica, limitan aún más la investigación con cannabis y derivados.

 

 

Para más información:

 

 

[Relacionado] PREVENCIÓN DE RIESGOS