NUEVA LEY DE TRÁFICO Y SEGURIDAD VIAL

El Consejo de Ministros ha dado luz verde a la nueva normativa de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que será enviada al Congreso para su posterior ratificación, con aspectos aún por decidir en esta Cámara. Una vez aprobada, entrará en vigor el nuevo Reglamento de Circulación, que deberá incorporar todas las reformas introducidas. Aunque algunos cambios ya se conocen, estos son los aspectos que destacamos de la nueva Ley:
Límites de velocidad 
La nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial permitirá conducir a velocidades de 130 km/h en tramos muy concretos de autovías y autopistas. Este hecho no sólo se traduce en un aumento de 10 km/h respecto a la normativa actual, sino también una modificación del cuadro de infracciones y sanciones para adaptarse al nuevo registro. Sin embargo, no todo supone aumentos en la velocidad, puesto que el anexo de esta Ley recoge las medidas necesarias para reducir la velocidad en carreteras convencionales y en algunas calles en tráfico urbano.
Drogas y alcoholismo
Quizá haya sido el cambio más comentado de todos los que se han producido. La normativa, y sobre todo las sanciones, se recrudecen. En primer lugar, se alberga la obligatoriedad de someterse a las pruebas de detección de alcohol y drogas tanto para conductores como para peatones. En el caso de los peatones, se amplía el campo de acción, puesto que hasta la fecha estas pruebas eran obligatorias cuando se veían implicados en algún incidente y la nueva ley incluye a todos aquellos que sin estar implicados en un siniestro, cometan alguna infracción.
Las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol o drogas, así como para los peatones, estarán comprendidas entre los 500 y los 1000 euros, y también serán aplicables de manera inmediata a aquellos viandantes o conductores que se nieguen a someterse a la prueba. Se ha regulado, además, que la detección de drogas se realice a través de una prueba salival y, si resulta positiva, un posterior análisis de una muestra en cantidad suficiente, como en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. La normativa tendrá una única salvedad: aquellos casos en los que una persona esté consumiendo drogas «por prescripción facultativa y una finalidad rehabilitadora», como las que reciben tratamiento para desengancharse de su adicción y obviamente siempre que no incapacite a la persona para la conducción.
Sin duda, la nueva ley no resuelve ninguna de las cuestiones que llevamos reclamando desde hace tiempo a través de la FAC, si bien empiezan a delimitarse ciertas iniciativas que nos sitúan en el camino.
Por eso, nuestras recomendaciones a los consumidores habituales de cannabis, son:
Conductores profesionales y de servicios públicos: la única solución para evitar posibles sanciones, e incluso la perdida del puesto de trabajo, es dejar de consumir. Hasta que se introduzca un sistema equitativo de detección y se establezcan unos límites claros (como en el caso del alcohol), los controles de drogas sólo detectan presencia en saliva o sangre, sin importar el nivel. Dado que los niveles de THC van bajando poco a poco en el organismo, tardando semanas o meses en eliminarse por completo, no hay otra solución. Como siempre, la experiencia y las sanciones nos irá mostrando el camino a seguir, que será, en todo caso, el de un consumo responsable y circunscrito a periodos vacacionales.
Conductores: tranquilidad. La ley está ahí. El consejo es muy parecido al de los conductores profesionales. Consumo responsable. Todos somos mayorcitos para saber qué podemos consumir y cuándo podemos consumir. Si aceptamos el riesgo, aceptamos las posibles sanciones.
Peatones: tranquilidad. La ley se recrudece, pero, como siempre, contamos con el sentido común. Tanto el consumo de carácter lúdico como el consumo terapéutico son incompatibles con ciertas actividades, y eso no tiene que venir ninguna ley a regularlo. Responsabilidad.
Esperamos haber aclarado algunas de vuestras dudas. Este es un tema del que volveremos a hablar, seguro.
Salud, cariño y libertad.
Muchas gracias. Non stop.
    • COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
      EN LA CONDUCCION DIARIA

      Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

      Ejemplo:

      Ceder el paso a un peatón.

      Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

      Poner un intermitente

      Cada vez que cedes el paso a un peatón

      o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.

      Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.

      Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.

      Atentamente:
      Joaquin Gorreta 55 años

Comments are closed.