Marco legal

Sobra decir que los efectos del cannabis, como los de cualquier medicamento, producen alteraciones en el estado normal del organismo, pudiendo producir síntomas que no son compatibles con algunas actividades que impliquen un peligro para uno mismo y para lo demás si se realizan en ese estado. El usuario debe ser una persona responsable y consciente, y desde ACCME proponemos siempre que se medite con calma el contexto del consumo y que se procure no hacer un uso indebido ni en circunstancias que puedan suponer un inconveniente. Decimos esto porque a muchos doctores se les olvida preguntar si conducimos a la hora de recetarnos este o aquel medicamento que realmente afecta a nuestra percepción y pueden ser peligrosos.

Otro factor de prevención es el tratar de evitar un consumo en la vía publica con el que incurramos en un delito contra la seguridad ciudadana. Como la mejor política es la no confrontación y estamos en nuestro derecho de poder consumir libremente en una propiedad privada, procuraremos hacerlo siempre en estas circunstancias. Si por razones de fuerza mayor tuviéramos la necesidad de consumir en la vía publica y finalmente la policía, cumpliendo con su trabajo, nos interceptara, convendría explicar la situación, identificarse y asumir el momento con amabilidad y resignación positiva. Los agentes, si así lo consideran,  están facultados para imponernos una sanción. Esta sanción, a posteriori, es 100% recurrible.

Si usted decide optar libremente por el Auto Cultivo para consumo propio como manera de aprovisionarse del cannabis que necesita, sería muy conveniente que tenga en cuenta entre otras estas mínimas recomendaciones:

UNO

Adecuar el tamaño y número de plantas a una previsión de consumo coherente y suficiente que cubra sus exclusivas necesidades. Este no puede considerarse un exceso de cannabis que pudiera ser interpretado de alguna manera como cantidad de notoria importancia, siguiendo, por ejemplo, el modelo protocolizado de ACCME, que incluye la coordinación mediante el Certificado de Auto cultivo y Previsión para Consumo Propio.

DOS

Mantener el Auto Cultivo oculto a los ojos de terceras personas. En muchos casos las actuaciones policiales vienen dadas por el riesgo de que el cannabis pueda acabar en manos de terceros y en el mercado negro, o por la  “supuesta alarma social” que puede suponer para sus vecinos  el que se vean plantas de cannabis desde la calle o desde los domicilios próximos. Hay que evitar al máximo la posible sustracción, no divulgando la existencia del mismo.

TRES

Estar siempre preparado ante una posible intervención policial.  Los socios de ACCME que practiquen el auto cultivo para su aprovisionamiento deberían de tener preparada una documentación que conste de su carnet de socio de la asociación , el certificado de auto cultivo firmado en los tramites de admisión, los documentos que acrediten la enfermedad que padece y que sea susceptible de ser tratada con cannabis y la Previsión para Consumo Propio. En esta ultima figura el numero de plantas cultivadas con la previsión aproximada de producción y con las cantidades que necesita para su consumo, ya sea trimestral, semanal o anual, dependiendo del tipo de cultivo para el que este destinado su utilización posterior. Es conveniente que esta previsión fije como máximo un consumo de dos gramos diarios, que es la dosis máxima diaria más “aceptada” en los códigos de buenas prácticas. En el caso de necesitar más cantidad, esta debería estar debidamente justificada por el tipo de patología o por otras circunstancias concretas del paciente.

CUATRO

En caso de una intervención policial proceda con calma, se supone que no se está cometiendo ningún delito. Exija y compruebe con total tranquilidad que las fuerzas de orden público disponen de la oportuna orden judicial de entrada y registro de su domicilio. En caso contrario puede  negarles la entrada. Para obtener una orden de registro de un domicilio la policía deberá convencer al juez de que existen suficientes indicios de delito. Si les permite entrar sin la orden de registro y ciñéndose a los procedimientos establecidos, cortaran las plantas y posiblemente le llevaran a prestar declaración a la comisaría, comenzando así el innecesario procedimiento judicial.

Recuerde que si las características del cultivo están debidamente justificadas no estaría incurriendo en ningún delito y, por ello, solicite amablemente a los agentes que antes de cortar las plantas permitan exponer su caso ante el juez, ya que se trata de un cultivo privado para el autoconsumo de una sustancia que se ha demostrado paliativa de la patología que padece y que no tiene otro fin que el de servir de herramienta para su libre ejercicio del derecho a la salud mediante el consumo de esta sustancia. Posiblemente esto no tenga ningún efecto pero hay que decirlo tanto en el momento de la incautación o decomiso como en el momento de la declaración y no decir nada mas.

CINCO

No firmar nada, ni decir nada que suponga auto inculpación de algún delito por mucho que le ofrezcan su inmediata puesta en libertad. Recomendamos esperar a prestar declaración en presencia de su abogado o a la puesta a disposición judicial (en un máximo de 48 horas). Luego irá a un juicio que en la mayoría de las ocasiones acaba con el  sobreseimiento del caso por inexistencia de delito. Si la policía considera necesario privarle de libertad durante las 48 a pesar de sus justificaciones o de las circunstancias especiales de su condición de enfermo, será algo de lo que sólo responderán las autoridades competentes con su conciencia personal.