INTERACCIÓN DEL CANNABIS CON LOS MEDICAMENTOS

El doctor García Palau, en un reciente artículo, aportó datos científicos sobre la interacción del cannabis con los medicamentos. Segun el doctor Palau, el cannabis y el dronabinol (THC) han sido utilizados conjuntamente con una gran variedad de medicamentos, sin observarse interacciones significativas.
Los estudios clínicos realizados a principios del siglo veinte demostraron que a menudo dichos efectos se potencian. En la medicina moderna, una combinación de cannabis/THC con otros medicamentos podría también ser beneficioso para distintas indicaciones terapéuticas. El cannabis ha sido utilizado ilegalmente por individuos que padecían de diversas enfermedades y de forma conjunta con un gran número de medicamentos prescritos. No se ha observado ninguno efecto secundario indeseado de importancia clínica hasta la fecha.
Algunos medicamentos pueden potenciar o disminuir el efecto del cannabis y/o el THC, mientras que es posible que los efectos de ciertos fármacos aumenten o disminuyan por la acción de los cannabinoides, como es el caso de las fenotiacinas utilizadas para paliar los efectos secundarios de la quimioterapia para el cáncer (ver más abajo). La potenciación más importante a nivel clínico es la del efecto sedante de otras sustancias psicotrópicas (alcohol, benzodiacepinas) y la interacción con sustancias que actúan sobre el corazón (anfetaminas, adrenalina, atropina, beta-bloqueantes, diuréticos, antidepresivos tricíclicos, etc.).
Anti-colinérgicos: La atropina y la escopolamina pueden agravar la aceleración de la frecuencia cardiaca provocada por el THC.
Anti-colinesterasa: La fisostigmina neutraliza los efectos psíquicos y la aceleración de la frecuencia cardiaca provocada por el THC.
Anti-depresivos (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina): El THC puede aumentar el efecto de la fluoxetina.
Anti-depresivos (tricíclicos): Pueden ser potenciados los efectos sobre la frecuencia cardiaca, la bajada de tensión arterial y la sedación causados por la amitriptilina.
Anti-inflamatorios no esteroideos (AINE’s): La indometacina, el ácido acetilsalicílico (aspirina) y otros AINE’s neutralizan el efecto del THC. La indometacina reduce de forma notable el “globo” y la taquicardia.
Benzodiacepinas: Puede incrementar la depresión respiratoria y de las funciones cerebrales, así como potenciar el efecto anti-epiléptico.
Beta-bloqueantes: Reducen el aumento de la frecuencia cardiaca asociada al THC.
Glaucoma: Muchos medicamentos bajan la presión intraocular y el efecto de los cannabinoides puede potenciar dicha acción.
Neurolépticos: El THC puede neutralizar el efecto anti-psicótico de los neurolépticos, así como potenciar el efecto en la terapia para enfermedades motoras.
Opiáceos: Aumentan la sedación y la analgesia.
Fenotiacinas: La proclorperacina y otras fenotiacinas disminuyen el efecto psíquico del THC y aumentan el efecto anti-emético.
Simpaticomiméticos: Las anfetaminas y otros simpaticomiméticos potencian el aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial.
Teofilinas: El metabolismo de las teofilinas se ve incrementado por el THC, por lo que puede ser necesario un aumento de la dosis de dicho medicamento.
Fuente: Thcterapeutico.com, Grotenhermen F. Practical hints Consejos prácticos, Grotenhermen F, Russo E, eds. Cannabis and cannabinoids. Pharmacology, toxicology, and therapeutic potential. El cannabis y los cannabinoides. Farmacología, toxicología y potencial terapéutico. Haworth Press, Binghamton